Sustentabilidad, el deber de la industria química

Por:

Corresponsal El MagallaNews
17/02/2012

La columna está escrita por Paola Tomasello, Paola Tomasello,  Miembro del Team Virtual de Sustentabilidad de BASF

En 2050, más de 9.000 millones de personas vivirán en nuestro planeta. La población mundial y sus exigencias continuarán aumentando, mientras los recursos del planeta son limitados. Si nada cambia, necesitaremos los recursos de casi tres planetas como el nuestro para satisfacer las necesidades de la población, esto supondrá enormes retos globales.

Dentro de este contexto, uno de los grandes aportes que debe hacer la industria química en pro de un desarrollo económico y social sustentable del país, es a través de la innovación. Invertir en el desarrollo de productos y soluciones socio eco eficientes. Es ahí donde las compañías deben aportar prácticas que resulten en un desempeño rentable a largo plazo y a su vez promover el adecuado uso de recursos naturales que cumplan con los requisitos del presente, garantizando que las necesidades de generaciones futuras sean satisfechas.

La industria química debe enfocarse en desarrollar nuevos productos y procesos que contribuyan a mejorar nuestra vida. Por ejemplo, plásticos 100% biodegradables, productos destinados a optimizar el tratamiento y manejo de aguas, aditivos para combustible, catalizadores que reduzcan emisiones, etc. En este sentido es clave aumentar los esfuerzos por asegurar el balance entre los aspectos ecológicos, económicos y sociales. Un ejemplo de este tipo de prácticas son los análisis de eco eficiencia y socio eco eficiencia desarrollados por nuestra empresa.

Este método permite controlar el ciclo de vida completo de los productos. Por ejemplo, el análisis incluye datos de cómo impactan los materiales utilizados por BASF al medio ambiente y a las personas, de igual forma cómo se estudian las modalidades de eliminación y reciclado de los productos por parte de los consumidores finales.

Es fundamental que los análisis de eco-eficiencia se basen en la comparación de productos y procesos para armonizar los aspectos económicos y ecológicos, y en aquellos beneficios que podrían obtener sus clientes. Por ejemplo, conocer ¿cuánta energía necesitamos sin que se produzcan desperdicios de recursos?, ¿cuánto tiempo de fabricación requiere un producto? Preguntas como estas ayudan a determinar las necesidades exactas de nuestros clientes, y qué alternativas otorgamos para satisfacerlas con la mejor solución de eco-eficiencia.

Si miramos el futuro y las cifras que se proyectan para el año 2050, es muy importante que la industria química asegure la sustentabilidad en sus procesos como una cuestión de sobrevivencia.

El tema de la sustentabilidad es un elemento diferencial para el éxito en el futuro y, para ello, es necesario estructurar, planificar y multiplicar los conceptos. Es importante generar un cambio de cultura, buscando las oportunidades de negocios para promover el crecimiento en forma rentable y sustentable.

Para lograr este objetivo, el Desarrollo Sustentable se encuentra incorporado a lo largo de toda la cadena de valor de BASF.