La “Cuenta Bancaria Emocional”: el secreto para mejorar tu relación con los demás

Por:

Humberto Almonacid
25/06/2020

La pandemia del Covid19 llegó sin aviso y aún no sabemos claramente hasta cuándo nos acompañará. Los meses que llevamos en esta crisis nos han obligado a replantear muchas cosas que tradicionalmente hacíamos.

Debido a la crisis sanitaria, la manera en cómo nos relacionamos, se ha visto afectada haciendo más compleja nuestra comunicación y la gestión de nuestros vínculos más cercanos. Es por eso que me gustaría compartir con ustedes el concepto de “Cuenta Bancaria Emocional”, descrito en el libro “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva” del fallecido Stephen Covey, que nos podría ayudar en cierta medida a mitigar los efectos negativos del distanciamiento.

Imagina como si cada una de las relaciones que tenemos con una persona se manejara exactamente igual que una cuenta bancaria, donde podemos efectuar depósitos que aumentan nuestro saldo de manera positiva y también retiros que lo pueden afectar negativamente. Esto es a lo que llamaríamos nuestra “Cuenta Bancaria Emocional”. Mientras más depósitos hacemos, nuestra cuenta irá aumentado su valor, manteniendo su saldo en positivo en caso que cometamos alguna equivocación con “esa” persona en particular, haciendo que el vínculo no se vea afectado. Al contrario, si no tenemos suficiente saldo, en caso de realizar cualquier retiro, por muy pequeño que este sea, el vínculo o relación de seguro irá muy mal. Incluso, en ocasiones existen relaciones con saldos tan negativos, que las personas ni siquiera tienen la mínima intención de compartir en la misma habitación o intercambiar un par de palabras, siendo muy trágico en caso de tener que pasar una cuarentena juntos.

¿Cómo será esto en un matrimonio? Cada acción positiva aumentará el valor de la cuenta emocional, pero también habrán acciones que dañarán poco a poco la relación pudiendo terminar en divorcios complejos, donde la mayoría de las veces todos pierden (casi siempre los hijos), ya que la pareja no quiere invertir su tiempo en mantener el amor, la comunicación y la confianza que en algún momento los mantuvo unidos.

Piensa lo siguiente, si te llegarás a encontrar con alguien de tu infancia, es fácil retomar la relación justo en el momento en que quedó, comienzan a aparecer los recuerdos, las anécdotas, etc. La “Cuenta Bancaria Emocional” tendrá el mismo saldo con el que estaba al momento de dejar de ver a esa persona. En cambio, con nuestros familiares es muy diferente, ya que debemos procurar hacer depósitos casi diariamente, esto ocurre por un efecto proporcional directo en la relación, ya que mientras más cercana sea esta, más esfuerzo debemos poner en mantener la cuenta con saldo positivo, puesto que el grado de conocimiento emocional entre las partes lo necesita.

Ahora que ya sabes que es una “Cuenta Bancaria Emocional”, voy a mostrarte los seis depósitos principales que te podrían ayudar a mantener en orden tus relaciones. Cada uno de ellos se complementa con los demás y si los usas de forma responsable y sin intenciones superficiales, podrás vivir en armonía con todas las personas que te rodean.

El primero de los depósitos es “comprender al individuo”, que es uno de los más importantes que podemos hacer ya que consiste en preocuparse por los intereses de la otra persona de una manera profunda, querer conocerlo en esencia y entender sus motivaciones. Por medio de esto, aprenderemos también a conocernos a nosotros mismos, ya que dejaremos de lado nuestro ego y nos enfocamos en aquellas cosas de importancia para los demás, que aunque parezcan triviales ante nuestros ojos, podrían ser lo más importante del mundo para ellos.

El segundo depósito es “prestar atención a las pequeñas cosas”, que consiste en reconocer que en una relación las cosas más grandes son los pequeños detalles, una sonrisa, una caricia, tono de voz, un roce, un saludo, una mirada, etc. Cada gesto positivo o negativo, por pequeño que sea, puede hacer que la relación sea más llevadera o se convierta en un verdadero infierno. Eso sí, siempre dependerá de la percepción e interpretación de una de las partes. Por eso se escucha decir a menudo, “¿se enojó?, si yo no hice nada”.

El tercer depósito es “mantener los compromisos”, supongo que esto es obvio para todo el mundo, ¿verdad?. Nunca te comprometas más allá de lo que seas capaz de cumplir. Si cumples las expectativas, esto se convertirá en un gran depósito para tu cuenta emocional, pero si fallas, es un retiro difícil de recuperar, ya que es uno de los cimientos en donde se sostiene la confianza.

El cuarto depósito es “aclarar las expectativas”, consiste en conversar sobre lo que esperan cada uno de los integrantes de una relación del uno y del otro. Siempre estamos trabajando sobre supuestos, es cosa que recuerdes las conversaciones que tuviste hoy por la mañana, siempre dejamos algo implícito (que no se dijo) que después ocasiona problemas, ambas partes esperaban que la otra actuara de tal o cual manera, pero el tema nunca se puso sobre la mesa y luego todo salió mal, somos víctimas del “pensé que…” o “creí que…”. Este punto es muy importante ya que puede generar desilusiones o falsas esperanzas, por lo que recomiendo siempre aclarar lo que seremos capaces o no seremos capaces de hacer dentro de la relación. En todo caso, es un tema muy delicado ya que se necesita bastante asertividad de nuestra parte y eso se define como “respeto para escuchar y coraje para ser escuchado”. Si no me crees, haz el intento.

El quinto depósito es “demostrar integridad personal” y esto se refiere a ser consecuente entre lo que se dice y lo se hace, algo así como adecuar la realidad a las palabras. Se refiere también a ser fieles con nuestras declaraciones. Esto pasa con alguien que dice que guardará un secreto y después termina contando todo lo que le confían, se convierte en una persona poco integra y al largo plazo nadie quiere estar con ellos. Algo que he aprendido con el tiempo y que se relaciona con este punto es a defender a los que no están, decir la verdad y reconocer nuestros errores de inmediato. Aquí la regla de oro será; “Si alguien habla mal de una persona delante tuyo, lo más seguro que hablará mal de ti en presencia de otros”.

El sexto depósito es “disculparse sinceramente cuando se realiza un retiro”, eso tiene que ver con la manera en que “pedimos perdón sincero” cuando sabemos que hemos cometido un error, pero recuerda, si abusas de las disculpas reiteradas por un mismo tema, tu relación se verá afectada ya que perderás la confianza de la otra persona. No cumplir es uno de los retiros más grandes que se le pueden hacer en la cuenta bancaria emocional.

Espero que todo lo anterior te pueda ayudar a mejorar tus relaciones en este período tan complicado que se vive en el mundo, para que así puedas mejorar la calidad de tus vínculos de valor, tan importantes para tu bienestar y felicidad.